Que pasa no solo adentro, sino afuera de los clubs sw

Erotski Forumi Erotske Priče Istinite Priče

Empty Avatar
četvrtak 18 mart 2021

Cuando pasé por la calle donde estacionan los autos de las parejas que asisten al club, observé el PT gris Oxford y supe que sería sólo cuestión de esperar, pues en dos ocasiones previas, se detuvieron y ella me meneó la verga. A las dos de la mañana, comenzaron a salir algunas parejas, a las que les enseñaba mi verga al pasar junto a mí, incluso una camioneta CRV se detuvo y se estacionaron a unos metros de mí, ella se quedó viendo mi erección y la palpitación de mi verga, me sonrió y bajo el cristal del auto.

Enseguida me acerqué y ella me tomó la verga y me la moví para que sintiera la firmeza de mi herramienta, entonces me miró a los ojos e hizo una mueca de aprobación mientras me la apretaba con sus manos súper cuidadas y tersas. Me dijeron que estarían en el club en quince días y que si estaba ahí, podríamos hace algo cuando salieran, pues estaban cansados, luego se despidieron y se retiraron. Así paso alrededor de una hora, entre mostrarles la verga a las parejas que salían y también cuidarme de la patrulla hasta que a las tres de la mañana, un auto que traía las luces apagadas y circulaba lento dobló la esquina, pensé que era una patrulla y me metí la verga al pantalón pero conforme se acercaba, me percaté que era el PT.

Luego, se estacionaron enfrente de mí y me preguntaron si me acordaba de ellos, les respondí que por supuesto, entonces noté que él tenía unas copitas de más y comenzó a decirme que lo que íbamos a hacer sería porque ellos querían y pararíamos cuando quisieran, les contesté que no había problemas, que tenía experiencia con parejas que salían del club; no obstante, él insistió no sé cuántas veces y ella estaba un tanto apenada por la insistencia de su pareja. Es una belleza de unos cuarenta años, morena, de cabello negro a los hombros, unas tetas que estaban a punto de romper el minivestido súper delgado y floreado que tenía puesto, además podía verle sus piernas torneadas y carnudas, que remataban en unos zapatos descubiertos de hebillas negras.

Por fin, me dijo que me subiera al auto para ir a un lugar seguro, pensé que sería un hotel o su domicilio, pues varias parejas del club me habían llevado a estos lugares pero se encaminaron a unas calles oscuras de la colonia Roma. Ahí se detuvieron, él me dijo que tenía la fantasía de grabar a su mujer contratando servicios sexuales y sacó una video cámara de la guantera, indicándome que me bajara del auto, me parara en una esquina y se pasó al asiento trasero. Luego, la hermosa morena se puso al mando del volante, diciéndole algo y echaron en reversa el auto unos metros, se veía un tanto nerviosa y excitada y simuló circular por la calle muy despacio hasta que me vio y me preguntó cuánto cobraba, le contesté una cantidad y me pidió que le mostrara mi verga, para ver si la convencía.

A continuación, me bajé el cierre de mis jeans y me saqué mi verga, la tenía durísima y se la mostré, diciéndole que me la tocara para que viera lo que se iba a comer, ella rio y la rodeó con sus dedos tersos, pasándome sus uñas larguísimas con manicura al estilo francés por los huevos, diciéndome que me subiera. Me subí en el asiento del copiloto y comencé a meterle mano mientras su esposo grababa todo, enseguida le saqué sus deliciosas tetas del mini vestido y comencé a lamérselas, al tiempo que ella manejaba por las callecitas oscuras. Luego, su esposo dejó de grabar y le dijo que se encaminara a un parquecito de la zona, que por la hora, estaba desierto y ya ahí, le pedí a su esposa que se bajara del auto y caminara por la orilla del parque, también me bajé y me indicó que me la fajara ahí mismo mientras él grababa desde el interior del auto.

Entonces, comencé a besarle el cuello, a tocarle las nalgas sobre el vestidito, a acariciarle las tetas, luego él bajó y se adentró al parque, llevándosela a donde estaba y la senté en una pequeña bardita del parque, comentándole que me la quería comer, me dijo que sí. Al momento, se levantó el vestido hasta las caderas y separó las piernas, luego subió una de ellas a la bardita y su conchita quedó expuesta, iba depilada y estaba mojadísima, con unos labios que parecían estallar. Comencé a lamérsela mientras le recorría sus piernas y llevaba mis manos hasta sus tetas, al tiempo que ella gemía delicioso y le dijo a su esposo “quiero que me la meta”.

De inmediato, él dejó de grabar y se encaminó al auto, indicándonos que nos subiéramos en la parte trasera, luego arrancó el coche y buscó una callecita lo más oscura posible, ahí se detuvo abajo del farol de una casa y me dijo que me la cogiera, bajándose del auto para comenzar a grabar. A continuación, me quité el pantalón y el bóxer en un suspiro, luego saqué un preservativo y me lo puse mientras ella me estaba viendo mi verga con deseo. Ya así, le dije que se recostara en diagonal sobre el asiento, ahí le abrí las piernas y se la metí de un solo movimiento, fue delicioso sentir sus uñas en mis nalgas al sentirse penetrada y la quería destrozar.

Para eso, le levanté sus piernas hasta que los tacones de sus zapatos tocaron el techo del auto, notando que ella tenía una cara de lujuria deliciosa y a cada embestida, gemía y pedía que se la metiera más fuerte, tiene la conchita apretadísima y escurriente. Luego de unos minutos, le dije que se la quería meter por el culo, me contestó que sí pero que quería venirse primero, así que aceleré el ritmo, haciendo que pareciera que el auto tuviera vida propia. Naturalmente, ella gemía mientras su esposo se masturbaba afuera del auto y nos grababa, continuando hasta que gemía más fuerte y buscaba la posición para que mi verga le entrara en su totalidad, logrando venirse entre jadeos y apretones en mis nalgas y en mi espalda.

Me pidió unos instantes para darle su mano a su esposo, enseguida se la lamió poniéndose de espaldas a mí, parando las nalgas y viendo hacia él, esa era la señal, entonces le puse saliva en su culito, la tomé de sus nalgas, se las abrí y cerré en varias ocasiones para que mi saliva se esparciera y comencé a metérsela, despacio. Mientras hacía eso, ella gemía y hundía sus uñas en el respaldo del asiento, de cuando en cuando volteaba a verme con una mirada entre dolor y lujuria, pidiéndome que fuera cuidadoso porque tenía el culo estrechísimo. Yo quería metérsela de un solo golpe pero a cada milímetro de verga que le entraba, ella gemía delicioso, le dolía pero le encantaba sentirse dominada, incluso la tomé de su cabello y jalé su cabeza hacia atrás, parecía gata en celo y gimió más fuerte y más rico, al tiempo que su esposo estaba a su lado, masturbándose y viendo la cara de la puta de su mujer.

Finalmente, se la metí hasta que mis huevos rebotaban con su conchita, ella gemía riquísimo y con una mano en mi cadera, me marcaba el ritmo, que aunque lento por el dolorcito que sentía, era delicioso. Sin más, me dijo que ya estaba lista, que se la metiera como quisiera, enseguida la tomé de sus nalgas, se las abrí al máximo, le saqué mi verga casi en su totalidad y se la dejé ir de un solo movimiento. De inmediato, gritó y trató de zafarse pero como tenía su cabello enredado en los dedos, la contuve y seguí abriéndole las nalgas y metiéndosela con fuerza hasta que con los ojos rojos, miró a su esposo y le dijo ”ay, papi, me encanta como me está cogiendo este cabrón de mierda, gracias por dejarme ser tan puta”.

Esas palabras fueron las que hicieron que me viniera intensamente, sentía como ella disfrutaba de mi venida y apretaba el culo para exprimirme mi verga hasta que aún con su erección, se la saqué y levantó la cabeza para darle un beso a su esposo, luego se sentó y me quitó el preservativo, que tenía un rastro de sangre, indicándome “cabrón, me rompiste el culo” y se lo mostró a su esposo, para después tirarlo en la banqueta. Después, me vestí y ellos me dejaron cerca del club nuevamente, donde aún había algunos autos estacionados afuera del lugar…

Empty Avatar

¡Me encantó! 😍

Empty Avatar

Estoy terminando de publicar otra... espero la lean y la comenten. No todo es el glamour. También hay aventuras que no cuentas a todo mundo... jajajajajajaja